Déjate contagiar de salud

by olgageorgina on 27/06/2015

Qué tan de acuerdo estás con el refrán “Dime con quién andas y te diré quién eres.” ¿Buscamos a personas con gustos similares, con la misma manera de ver la vida o con el tiempo nos vamos pareciendo más a nuestras amistades?

Nos demos cuenta o no, las personas con las que nos relacionamos más en la escuela y en el trabajo, así como nuestros amigos y familiares más cercanos tienen una gran influencia sobre nuestras vidas. Esa no es una sorpresa, lo verdaderamente interesante es que los estudios sobre conexiones y redes sociales han descubierto que hasta los amigos de nuestros amigos pueden influir en nuestras conductas y sentimientos.

Conductas como fumar, beber, el consumo de drogas, el divorcio, el suicidio o estados como la depresión, la soledad o la obesidad se pueden contagiar. Un estudio demostró que la probabilidad de que una persona se vuelva obesa aumenta 57% si tiene un amigo que acaba de subir de peso. Si un niño se vuelve obeso, la probabilidad de que un hermano lo haga aumenta 40%, y si el esposo o la esposa tiene obesidad, existe 37% de probabilidad de que su pareja también la tenga.

Lo anterior, se explica porque las normas o lo que se considera adecuado se trasmite a través de las interacciones sociales. Si cambiamos nuestra percepción sobre las tallas la sociedad se acomoda a ellas y se vuelve más permisiva para aumentar de peso o comer de manera más abundante.

También se ha demostrado que la influencia es mayor entre amigos del mismo sexo que entre el sexo opuesto, ya que es más fácil identificarse con las pautas culturales del mismo sexo, un ejemplo común es la forma de beber.

En una reunión donde tus amigos son grandes bebedores es más probable que tomes más alcohol aunque no sea tu costumbre, puede ser muy complicado resistirse al ejemplo de los demás cuando se está entre amigos.

La buena noticia es que las conductas positivas también se contagian: dejar de fumar, dejar de beber, perder peso, hacer ejercicio y los estados de ánimo también se transmiten. Tener un amigo feliz aumenta la probabilidad de felicidad 25%, y tener un esposo o esposa feliz la incrementa 8%.

alimentacion_sana_1

Los hábitos saludables que tienes son resultado de tus elecciones y acciones, pero también de las elecciones y acciones de las personas que están a tu alrededor y tú también puedes influir en las acciones de esas personas.

Influir sobre los hábitos de salud de los demás es más fácil con el ejemplo, pero también son muy importantes los consejos y los mensajes; la presión social sobre lo que es aceptado o no, modifica nuestra conducta.

Piensa en cómo los demás influyen en ti y cómo a tu vez puedes influir positivamente en los demás. Si eres padre o madre y tus hijos ven el ejemplo de generosidad, de los hábitos higiénicos, de la buena alimentación y del ejercicio, transmites buenas costumbres.

Ayuda a tus amigos y amigas a cumplir sus propósitos en salud, apóyalos en sus decisiones de comer menos o hacer ejercicio, súmate a los buenos hábitos.

Y si quieres mejorar tu salud, evita las malas influencias, siempre estamos aprendiendo los unos de otros, de las recomendaciones que van desde ver una película o adoptar una moda, hasta mejorar un hábito de trabajo o de salud.

Déjate contagiar de salud.
Escribe a: olgageorgina@gmail.com

{ 0 comments… add one now }

Leave a Comment

Previous post:

Next post: