¿Milagro o un vil engaño?

Seguramente has visto o escuchado publicidad sobre productos con propiedades rejuvenecedoras, embellecedoras, adelgazantes o hasta de prevención, tratamiento y rehabilitación de enfermedades. Son conocidos como productos milagro, su publicidad es falsa y engañosa, generalmente son registrados como complementos alimenticios o cosméticos para escapar del control sanitario que tienen los productos farmacéuticos.

Un producto milagro además de engañarte y quitarte tu dinero puede ser dañino y también fatal. Muchos tenemos la falsa creencia de que los productos hechos a base de plantas o semillas por ser naturales tienen siempre propiedades benéficas; lo cierto es que las plantas pueden tener sustancias activas tóxicas para el organismo con efectos conocidos o muchas veces también desconocidos.

Imagen de Instagram por @Anavbay

Entre los productos milagro más populares se pueden mencionar pulseras, plantillas, almohadas, baba u otros líquidos corporales de animales, pociones, cremas adelgazantes, polvo de cuernos, jabones, máquinas vibradoras para adelgazar o tonificar, dietas (algunas con nombre y apellido), imanes, raíces, tenis para adelgazar, emisores de ondas, radiaciones o iones, la lista es escandalosa y enorme.

El que se venda en farmacias no asegura que un producto es eficaz; muchos de los productos milagro anuncian múltiples beneficios, algunos hasta contradictorios y a la mayoría se le atribuyen efectos antioxidantes, equilibrantes, energéticos, con mejoría del apetito sexual o cura de la impotencia. Es común encontrar leyendas que indican que el remedio contiene un secreto milenario de alguna planta de origen oriental. Otra característica de los productos fraudulentos es que miles de clientes satisfechos lo avalan o dan testimonio de su eficacia y para muestra aparece uno de ellos con el antes de y el después de usar lo que se anuncia.

Entre los más peligrosos se encuentran los que prometen adelgazar, además de ser fraudulentos, confunden a la población con mensajes contrarios a los estilos de vida adecuados ya que dan a entender que el ejercicio y una alimentación correcta no son necesarios para un peso adecuado. Las dietas milagro tienen una o más de las siguientes características: promesa de pérdida rápida de peso (más de 5 kilogramos por mes); la afirmación de que se puede llevar sin esfuerzo, “sin dietas y sin ejercicio”; aseguran que no tienen riesgos para la salud, cuando en realidad pueden tratarse de dietas muy restrictivas, que pueden provocar deficiencias nutricionales, desencadenar trastornos de la alimentación, favorecer efectos rebote y efectos psicológicos negativos. La consecuencia más grave de las dietas y productos para adelgazar engañosos es que no enseñan a la persona a tener hábitos de alimentación adecuados de manera permanente.

Lo real es que se ha demostrado científicamente que no existen alimentos o complementos alimenticios que adelgacen, deshagan o eliminen la grasa. El peso adecuado es resultado de un equilibrio entre lo que se come y la energía que se gasta a través de la actividad física.

¿Por qué tienen éxito los productos milagro? son varias las respuestas, para comenzar identifican una necesidad y ofrecen una solución casi mágica, las grandes ganancias les permiten utilizar mucha publicidad y como todos los “tratamientos” pueden producir un efecto placebo. El efecto placebo es conocido desde la antigüedad, es un fenómeno por el cual los síntomas o dolencias de una persona tienen mejoría por pura sugestión, lo que cuenta es tu deseo de mejorar, pero el efecto será limitado porque el producto milagro en el mejor de los casos es una sustancia inocua sin ningún efecto benéfico.

Desconfía de la publicidad en la que te hacen grandes promesas, son hábiles para engañarte, piensa que sólo te harán gastar y retrasarán tu búsqueda de atención preventiva y médica adecuada. Pero sobre todo, no consumas nada sin consultarlo con tu médico.

Anuncio: La PROFECO invita a un seminario sobre el derecho a la información y la publicidad responsable los días 16 y 17 de mayo de 2012. http://ow.ly/i/CxS4

Todas y todos somos importantes, cuida tu salud.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *